Comunicación asertiva

La comunicación asertiva y equilibrada es de vital importancia para cualquier relación humana y mucho más en las relaciones de pareja. En muchas ocasiones malinterpretamos una expresión sin haber efectuado los correspondientes controles. Se trata un proceso cognitivo, un pensamiento erróneo, que nos conduce a pensar cosas inexistentes acerca de nuestra pareja. Una frase expresada con una mirada poco habitual —incluso sólo la mirada— induce en ocasiones a crear una imagen distorsionada del otro. Algo que en realidad nos hemos inventado y que no existe más que en nuestro pensamiento. Llegar del trabajo y saludar con desgana no significa que tu pareja no esté encantada de volver a casa para verte. Es posible que esa respuesta se debe a que no tuviera un buen día en la oficina o que en ese momento haya recordado algo que le preocupe. Interpretar como un reproche o como algo hostil quizá te conduzca a desenvainar la espada, lo que tu pareja entenderá como una amenaza. Es posible que incluso los dos miembros de la pareja interpreten las respuestas usando un pensamiento negativo, lo que conduce a una caída en barrena de la que cada vez es más difícil salir. La solución es conocernos a nosotros mismos y no interpretar libremente una expresión hasta estar seguros de que el mensaje que nos enviaban era realmente ese. Dialogar sin miedos y sobre todo sin sarcasmos, sin palabras con doble sentido que en una conversación de pareja pueden causar mucho daño.