Desarrollo de competencias

Debemos la aplicación del término «competencias» en áreas del trabajo al psicólogo norteamericano David McClellan, quién publicó en 1973 las conclusiones de sus estudios sobre comportamientos observables en el trabajo. McClellan detectó que existen determinadas características en la forma de comportarse algunas personas que definen su rendimiento en el trabajo. Es decir, para conseguir los máximos resultados en un puesto de trabajo no sólo son necesarias ciertas destrezas y conocimientos, sino también una capacidad personal para obtener los mejores resultados. El trabajo del coach consiste en ayudar a optimizar estos comportamientos personales.

El currículum, nuestra experiencia o la motivación en el trabajo pueden determinar el éxito de una campaña comercial, por ejemplo. El planteamiento de las competencias en relación a los puestos de trabajo es algo prioritario para conseguir ese máximo que se busca hoy día en el mundo empresarial. Las entrevistas con el coach ayudarán a la empresa a definir los conocimientos técnicos para el puesto o a mejorar las habilidades y destrezas de los aspirantes.