gestión de emociones

alma, corazón y vida

el futuro empieza hoy

lo que ahora estás viviendo

gestión emocional

existen ciertas patologías relacionadas con las emociones que un coach no puede tratar sino que deben ser derivaras a un psicólogo clínico. Fuera de esos casos, hay que entender las emociones no como fruto del azar o de la naturaleza de cada uno, sino como algo con un componente racional mucho más intenso de lo que imaginamos. Podemos decir que las emociones se preparan y se gestionan desde la razón que nos mueve a hacer las cosas, de modo que siempre que hablemos de emociones también hablamos de pensamiento y conducta. Desde Aristóteles sabemos que las emociones son un ingrediente esencial de la moral, es decir, las emociones debían ser cultivadas de tal modo que pudiéramos adquirir un hábito por el que guiarnos en las decisiones de cada día. Esto significa que si amamos a algo a alguien, es porque de alguna forma lo hemos elegido.

En las relaciones de pareja esto es de vital importancia, ya que uno de los secretos de correcto funcionamiento de una pareja es identificar aquellas emociones que nos ayudan de las que nos perjudican, introduciendo para ello ciertas herramientas para gestionarlas en la dirección adecuada. Preguntarte si esto que sientes hacia esa persona te beneficia y qué modo lo hace no sólo te ayudará a sufrir menos sino que te acercará a conseguir tus objetivos como persona y como parte de una pareja

Vergüenza, deseo compasión, culpa, miedo, orgullo… son emociones que podemos aprender a controlar y usar desde un posicionamiento racional más cercano y correcto. No dudes en trabajar tus emociones si pretendes ser cada día mejor persona.

¿qué es la psicología del coaching?

¿me dirá un coach lo que tengo que hacer para solucionar mi problema?

No. La psicología del coaching es una acción no intrusiva raesent sapien massa, convallis a pellentesque nec, egestas non nisi. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat.

Vivamus magna justo, lacinia eget consectetur sed, convallis at?

Praesent sapien massa, convallis a pellentesque nec, egestas non nisi. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat.

Lacinia eget consectetur sed?

Praesent sapien massa, convallis a pellentesque nec, egestas non nisi. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat.

Convallis at tellus. Nulla porttitor accumsan tincidunt.

Praesent sapien massa, convallis a pellentesque nec, egestas non nisi. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat.
1 - ¿Crees que el problema que ahora te preocupa está bien definido?
Lo primero es definir correctamente el problema o el objetivo a alcanzar. De esto dependerá en parte el éxito.
2 - ¿Qué me impide conseguirlo?
Hay que definir con orden qué factores están impidiendo que accedas con facilidad a lo que buscas. Si son personas concretas que se niegan o se trata tus propias limitaciones o miedos.
3 - ¿Qué puedes hacer para cambiar eso que no te gusta?
Hay que establecer con rigor y tras un proceso de reflexión que de verdad puedes hacer algo, aunque sea poco, para el problema se solucione. En ocasiones nada se puede hacer para mejorar porque son circunstancias absolutamente ajenas.
5 - ¿Qué estás dispuest@ a cambiar?
De todo lo que te planteas cambiar o modificar, habrá actuaciones que tengan una repercusión más amplia en otros aspectos: me refiero a los famosos daños colaterales. Es muy importante conocer el alcance de nuestras decisiones a corto y medio plazo.
6 - ¿Puedes contar con otras personas para que te ayuden?
El potencial humano a tu disposición es algo de vital importancia. Se trata de discernir entre las personas que pueden ayudarte, la que de de verdad quieran hacerlo.
7 - ¿Con qué habilidades cuentas para enfrentarte y/o solucionar este problema en concreto?
Conocerse a uno mismo es el verdadero objetivo del coaching y quizá una de las tareas más importantes a las que nos podemos emfrentar en la vida como bien nos indicó Sócrates en el siglo IV a. de C.
8 - ¿Cuánto tiempo estás dispuest@ a emplear para solucionar el problema?
Debemos considerar el tiempo como un recurso más. No es algo inagotable y por lo tanto hay que administrarlo con honestidad y rigor. Emplear un tiempo prudencial en conseguir tu objetivo.
9 - ¿Y si todo fracasa? ¿Hay un plan alternativo?
Debes en todo momento prever las consecuencias del fracaso porque no siempre es posible diseñar un plan alternativo. Hay que estudiar con detalle la posición de todos los elementos que constituyen el problema para así comprobar de cuántos caminos dispomos, en caso de el principal no resulte.
10 - ¿Hasta qué punto crees estar comprometid@ con lo que pretendes?
Se trata de que consideres la importancia o trascendencia de lo que estás buscando.
11 - ¿Cuáles son mis recursos en esta situación?
Además del tiempo, un recurso que no es inagotable, hay otros medios que resultan de gran imporancia
12 - ¿Qué es lo que más te motiva en estos momentos para superar el problema?
Se trata de buscar impulsos para conseguir tus propósitos. Creer en el resultado te hará dar pasos con más seguridad.

 

13 - ¿Qué otras opciones tengo?
Se trata de observar con más rigor si de verdad ese es el único camino para conseguir lo que buscas. Quizá puedas enumerar otras posibles acciones para conseguirlo.
14 - ¿Cómo sabrás que he alcanzado la meta?
Quizá haya que parar de vez en cuando a pensar si lo que has conseguido es ya suficiente, o en grado puede satisfacerte.
15 - ¿Crees que has aprendido algo en todo este proceso? Sabrías decir exactamente qué?
Es sabido que las crisis y el modo en enfrentarse a ellas generan aptitudes de las que antes ni siquiera tenías noticia. Hay que sacar el máximo rendimiento a todo lo que nos ocurre en la vida y aprender cada día un poco más de nosotros mismos. ¡Suerte!

autocoching ?

En esencia, el coachig debe ser dirigido por un profesional. Es difícil, aunque no imposible, «meter los dedos» en tus propias heridas para que sientas y reflexiones ordenadamente y de la forma precisa. Sin duda es una labor que es muy recomendable encomendar a alguien que la domine. Con todo, está bien que comiences tú mism@ ha hacerte algunas preguntas interesantes, algo así como un ensayo.

He seleccionado unas cuantas preguntas muy genéricas que pueden ayudarte a comenzar esa reflexión.

Lee las preguntas que a continuación encontrarás con calma. Tómate unos segundos para reflexionar la respuesta, procura responder con toda veracidad y siempre de forma que no sea algo impulsivo sino bien razonado. Puedes escribir las respuestas o grabarlas para después de unas semanas repetirlas y observar los cambios.

¿Preparado? Recuerda: honestidad y objetividad