Carlos García COACH

ayuda profesional de calidad

Qué es la psicología del coaching

Mucha gente relaciona el coaching con el mundo de los negocios o las empresas como una forma de optimizar y en general de mejorar rendimientos. Aprovechando ese tirón comercial, Coaching es un término que en los últimos tiempos suele colocarse como coletilla en un sin fin de actividades. Sin embargo, en rigor, el coaching no es formación, ni consultoría, ni tampoco es mentoring o liderazgo. De este modo, el coaching o mejor dicho, la psicología del coaching, —se trata de una actuación directa en los modos de comportarse, y por lo tanto debe contarse academicamente como una rama de la Psicología— no es otra cosa que un proceso de optimización de los recursos, de los propios recursos de cada persona.

El concepto coaching tiene su origen en el deporte, donde el entrenador, el coach, debe conseguir que el deportista, el coachee, consiga alcanzar los objetivos propuestos a través de ciertos procesos de entrenamiento que conseguirán mejorar las condiciones del atleta. En el mundo de la empresa, de la pareja o de la vida cotidiana, el profesional de la psicología del coaching debe centrarse en optimizar el rendimiento de las personas que a él acuden sin posicionarse como una autoridad; es decir, sin que sea su jefe o su responsable, se trata de un proceso entre iguales que pretende encontrar los mejores caminos para alcanzar unos objetivos. De hecho, los mejores resultados suelen darse en situaciones en las que el coach es alguien totalmente ajeno al organigrama de la empresa, un experto que, además, nada tiene que ver con el área de trabajo del coachee. Por eso, algo básico en el proceso de optimización es que el protagonismo siempre ha de tenerlo el coachee; es él quién marcha los ritmos de trabajo, procesos, e incluso las sesiones, así como el modo de concluirlas.

carlos-garcia

Cómo puede ayudarte un coach

El coach es un profesional que domina el campo de la optimización, alguien que sabe cómo ayudarte a sacar lo mejor de ti y de la situación a la que ahora te encuentras. Esto no sólo lo hace porque se encuentra en una posición externa y por tanto le permite observar mejor, sino porque conoce las herramientas adecuadas para encontrar aquello en lo que es necesario mejorar.

En ocasiones, por ejemplo cuando hemos sufrido una ruptura de pareja o se han frustrado las perspectivas profesionales que deseábamos, es difícil mantener una perspectiva amplia del problema y en general del camino a seguir. En ese momento estamos demasiado influidos por las emociones, estamos demasiado «dentro del bosque» y esto nos dificulta ver los árboles. El trabajo psicológico del coach consiste en ayudarle a que comprendas con objetivad tu posición dentro del problema y que de este modo puedas tomar decisiones desde una perspectiva más amplia y rigurosa. El coach te ayudará a que se seas honesto contigo mism@ y puedas decidir el mejor camino a seguir.

Con todo, recuerda que la clave del coaching no consiste en indicarte lo que es necesario hacer en cada momento: el coach no puede decidir por ti. Es posible, efectivamente, que sea necesaria la adquisición de nuevas estrategias o acciones por tu parte frente a un determinado problema, pero lo verdaderamente importante es estimular un proceso en el que tú mism@, pongas en marcha las soluciones. De este modo el coach te acompañará en este proceso de optimización de tus propios recursos ayudándote a recordar, ordenar, relacionar, jerarquizar, reconocer o evaluar con objetividad.

personas

autoconfianza

Ernst Bloch, el autor de El principio esperanza, sostiene que acicalarse, ponerse guapos para los demás, es algo a lo que se aprende fácilmente. A ser atractivos todo el mundo aprende desde pequeño porque queremos causar una buena impresión al grupo. Sin embargo, si sólo dedicamos importancia al maquillaje, a lo exterior, nos habremos convertido en una simple mercancía.

Lo importante de una persona es lo que es en sí misma, y no lo que aparenta o tiene. Lo que tú eres jamás te lo podrán quitar porque forma parte de ti. Sin embargo, a veces no somos capaces por nosotros mismo de ver ese tesoro oculto y necesitamos a alguien que desde el exterior, con rigor y con honestidad, nos ayude a encontrarlo. 

Mi mis consultas se trabaja para conocerte mejor a ti mismo. No se trata de hacerte creer que eres más de lo que eres, ni tampoco menos. Sólo con un conocimiento objetivo, alejado en lo posible de emociones, te hará ganar autoconfianza y conseguir tus objetivos. 

La autoconfianza debes generarla tú mismo a través de un conocimiento de tu persona, de tus posibilidades, tu inquietudes, tus miedos, tus debilidades… Debes conocerte a ti mismo y saber dónde hay que esforzarse por ser mejor, trabajar por conocer cuáles son verdaderamente tus objetivos, lo que de veras te importa. Sólo así generarás confianza en ti mismo.

carlos-garcia

emociones

superación & crecimiento personal

Avanzar cada día para ser mejores es una tarea que no debemos abandonar jamás. Desde hace años y contra la creencia general, los antropólogos, filósofos y psicólogos están de acuerdo en uno de los principios de la realidad humana: que somos animales de futuro, de cambio; algo que se construye con el tiempo. No somos por lo tanto algo estático, algo anclado en el tiempo, sino que cambiamos constantemente. En esencia nuestra naturaleza es utópica, o sea, que nos construimos sobre la esperanza del futuro.

Por eso, es necesario mejorar y avanzar por el camino adecuado. Trabajar en valorar lo que tenemos ahora y lo que queremos conseguir en el futuro, hacerlo con las herramientas adecuadas, ajustarnos a la realidad y la objetividad de lo que tenemos para no construir castillos sobre la nada.
Algo utópico no es algo irrealizable, sino algo que se piensa, se proyecta aunque por el momento no tenga actualización en la realidad, literalmente utópico significa sin lugar. 

De esta forma, tal estás pensando en abrir tu propio negocio, o quizá estás preparando oposiciones a un cargo público o irte a vivir a otra ciudad u otro país. Son procesos de futuro que aún no son realidad y que suponen mejorar, superarse para conseguir ciertos objetos. Quieres mejorar y superarte, pero ¿estás dando los pasos adecuados? ¿Has valorados los riesgos y beneficios de lo que pretendes? ¿Qué ocurriría si no consigues al primer intento? ¿Probarías una segunda vez?

En pocas sesiones de trabajo podrás conocerte mejor y dar respuesta a esta y a otras preguntas sobre la superación.

Solicita una consulta gratuita.

parejas

superar una ruptura

La ruptura de pareja es uno de los momentos más difíciles en la vida de una persona adulta. Tristeza, melancolía, miedo e incluso venganza, se suceden en uno de los peores momentos de la vida. Este es mi origen en la psicología del coaching, la faceta en la que más he trabajado como coach y quizá a la que más horas de estudio he dedicado.

Son muchos los aspectos vitales que cambian en una ruptura. Las primeras semanas mi trabajo consiste sobre todo en apartar al coachee de un mundo de pensamientos irracionales que le hacen creer por ejemplo, que no podrá volver a enamorarse, que no se recuperará en muchos años del golpe recibido o que estará marcado de por vida por ese fracaso. Lo importante es ver con honestidad lo ocurrido y que nuestra vida no se paralice por el hecho de haber perdido la pareja; sin duda es un momento muy doloroso pero hay que contextualizarlo y relativizarlo entre otras muchas facetas de la vida.

La experiencia me hizo ver enseguida que en toda ruptura se dan cinco etapas bien definidas por las que necesariamente hay que pasar. En primer lugar hay que aceptar la ruptura; entender que esa persona no está a tu lado y por lo tanto hay que dejar de llamarla o de enviarle mensajes a través de las redes sociales. La segunda etapa es la más dolorosa: el la etapa del duelo. No nos concentramos en nada, dormimos mal, no rendimos igual en el trabajo… Serán al menos ocho o diez semanas en las que todo nos recordará a esa persona: películas, canciones, lugares… todo hace pensar los buenos tiempos. En esta etapa se llora con  frecuencia y se busca refugio en factores externos como las drogas o la promiscuidad sexual. La tercera etapa es el periodo que yo he llamado el análisis. Ya no estamos tan melancólicos y pasamos días buenos; es la etapa en la que empezamos a sonreir, a unir cabos y a entender qué ocurrió en nuestra pareja para que todo acabara. La cuarta etapa es la liberación. Si la segunda era la más dolorosa, esta es la más importante. En la liberación por fin podemos empezar a salir con alguien aunque aún no podemos enamorarnos ya que existen recelos y comparaciones. La última etapa es la reconstrucción, en la que de verdad perdonas a tu ex de todo el sufrimiento y das por concluida una parte de tu vida. Todo el mundo ha de pasar por estas etapas, aunque no siempre se recorren en orden correlativo. Con frecuencia se avanza y se retrocede y las etapas se solapan unas sobre otras.

No dudes en contactar conmigo para evaluar tu caso sin compromiso o bien consultar esta web especializada

carlos-garcia

Carlos García

Carlos García COACH

Carlos García es licenciado en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid; Máster en Estudios Avanzados en Derechos Humanos por el Instituto «Bartolomé de las Casas» de la Universidad Carlos III de Madrid; Máster en Psicología del Coaching por la Facultad de Psicología de la UNED y Experto Universitario en Coaching por la Fundación UNED. 

firma